Otras Culturas II: un gitanico rubio y un andaluz por decisión propia (Montero Glez)

18 Oct

“El gitano es lo más elemental, lo más profundo, lo más aristocrático de mi país, lo más representativo de su modo y el que guarda el ascua, la sangre y el alfabeto de la verdad andaluza universal”. (Federico García Lorca)

Nos gusta imaginar que, después de leer esto, un gitano, puro y aristocrático a su manera, se decidió a cantar poemas de Lorca, y que, de esos cantes, y algunas que otras juntas, por qué no, puras y aristocráticas también, salió un disco con un  título que era una premonición en sí mismo: La leyenda del tiempo, grabado por José Monge Cruz, “Camarón”, en 1979. Ambos, cantaor y disco, se convertirían en leyenda, que, por otra parte, sólo se entendería con el paso del tiempo.

Muchos antes que él habían intentado “abrir semillas en el corazón del sueño” con la ayuda de la música, la poesía y otras sustancias. José Manuel Caballero Bonald  quedó tan impresionado cuando conoció a José Monge Cruz, que dijo que, lo que le gustaría, sería escribir un cuento sobre Camarón a la manera en que Julio Cortázar escribió El perseguidor con Charlie Parker como reconocible protagonista: un músico (jazz en un caso, flamenco en el otro), que quiere pasar al otro lado para encontrar algo vital que no sabe lo que es. En el año 2010, el escritor Montero Glez, madrileño de nacimiento pero que, según él, se vino al sur para merecer las historias que cuenta, quizá le tomó la palabra y escribió una novela corta Pistola y cuchillo, mezcla de biografía y admiración por “un personaje que forma parte de una mitología popular que arranca en la noche del antiguo Egipto. De cuando los iniciados confiaron los jeroglíficos a un pueblo de nómadas, un pueblo de escapados oriundos de la India que vagabundeaban en los pantanos del Nilo”. La portada del libro es impactante: una de las fotos que Alberto García Álix le hiciera al cantaor gaditano, pero sólo de su mano, con el cigarro, los anillos y  los tatuajes. Según Montero Glez, “los gitanos, siempre fueron perseguidos a lo largo de la historia, al igual que moros y judíos. Sin embargo, a diferencia de ellos, el pueblo gitano siempre se escapó de la historia y tomó la ruta de los márgenes. Camarón de la Isla conoció las señales, tal vez por eso se tatuó la estrella de David junto a la luna mora sobre su mano. La piel gitana que contiene a los dos pueblos”. Tanto esta cita como la anterior pertenecen al último libro de Montero Glez, mezcla de historia, leyendas, geografía y viajes (no obstante, fue Premio Llanes de viajes 2012): Huella jonda del héroe, en el que, junto a Camarón, Manolo Caracol, Diego del Gastor o Pericón de Cádiz, aparecen otros héroes como Hércules, Picasso, Kiko Veneno, el pintor Ceesepe o el mismísimo Diablo. El libro es un recorrido por esa Andalucía profunda que llega hasta el norte de África (Paul Bowles es un invitado de lujo) y que atravesando Tánger, Gibraltar, Umbrete, las Tres Mil Viviendas, la Calle de los Gitanos en Jerez y Sancti Petri, llega a la Venta de Vargas, el alfa y el omega, “el mismo sitio donde un día Hércules robó el ganado bravo de Gerión y donde se midieron Caracol y Camarón y donde también se vistió Manolete de torero”.

Y aquí es donde empieza nuestra lectura, el primer capítulo de Pistola y cuchillo, en la Venta de Vargas (“San Fernando, Cádiz, Spain”), donde el narrador que nos cuenta la historia ve por última vez a Camarón porque ha quedado con él para acudir a una pelea de gallos clandestina.

Otros enlaces de interés:

Documental Tiempo de leyenda, sobre la grabación de La leyenda del tiempo.

Conversación entre Alberto García-Alix y Montero Glez sobre la sesión de fotos de Camarón.

Fundación Secretariado Gitano.

Anuncios

5 comentarios to “Otras Culturas II: un gitanico rubio y un andaluz por decisión propia (Montero Glez)”

  1. Isa 18 octubre, 2012 a 11:54 #

    “Y no sólo iba su gente, sino hippies, roqueros, punkies, ejecutivos, todo tipo de gente, y sus conciertos te traspasaban, te traspasaban.” Así era, gracias a CAMARÓN”, yo y mucha gente de mi generación, al prinicipio de los años 80, empezamos a interesarnos por el flamenco, abrió la puerta. Era auténtico y por eso, entre otras muchas cosas, atraía tanto. Tenía esa voz quebrada tan poderosa y es cuerpo tan frágil…
    Era gitano pero muchos payos nos identificamos con él enseguida.

  2. Esperanza 18 octubre, 2012 a 13:19 #

    por eso hemos elegido a Camarón como personaje intercultural, puest que unió a payos y gitanos, así como a gentes de varias generaciones y grupos sociales, traspasó el tiempo y sigue perdurando

    • Isa 18 octubre, 2012 a 18:20 #

      Y ¿qué se puede decir de la combinación Lorca – Camarón? Simplemente genial. Lorca supo ver la esencia de la raza gitana.

      Creo que para nosotros es más fácil hablar del pueblo gitano que del judío porque lo tenemos más cerca, nuestra cultura ha absorbido parte de la gitana (la fusión musical, etc.). Sin embargo que sea más fácil hablar no significa que sea con conocimiento de ello, al contrario, siguen existiendo muchos clichés.

    • Jenny 18 mayo, 2017 a 3:50 #

      I have exactly what info I want. Check, please. Wait, it’s free? Awoemse!

  3. Cecilia 21 octubre, 2012 a 13:45 #

    Me parece que Montero Glez es un personaje único, poco conocido pero muy interesante, que habría que leer más. Esta lectura puede ser un buen comienzo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: